• Me Gusta
  • 1

Otra voz

Perdió el hilo de las cosas, y se apagó
su estrella perceptora. No tropezó.
Y cuando su paso fue ya de piedra
y el tedio le dejara surcos en las mejillas,
recogió lentamente sus despojos:
los recogió para la vida, diseminándose.

De "Canciones de Mihyar el de Damasco" 1961
Versión de Pedro Martínez Montávez
 
Comentarios
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página