Ordenar artículos por: Fecha | Calificación | Lecturas | Comentarios | Título
¡Oh, oh, oh, gran maravilla...!

¡Oh, oh, oh, gran maravilla...!

Anónimo ( finales s. xv) ¡Oh, oh, oh, gran maravilla! Gran maravilla esta noche: una virgen ha parido, y sigue siendo doncella.
  • Like
  • 1
A Dulcinea del Toboso

A Dulcinea del Toboso

¡Oh, quién tuviera, hermosa Dulcinea, por más comodidad y más reposo, a Miraflores puesto en el Toboso, y trocara sus Londres con tu aldea!
  • Like
  • 2
Las Mujeres De Antes

Las Mujeres De Antes

En los Paseos junto al mar en las sillas de mimbre de los bares reclinadas en suaves chaises-longues de terciopelo fumando cigarrillos atrevidos y exóticos vestidas de colores muy decentes o en
  • Like
  • 1
Cuando, Despues De Amarnos

Cuando, Despues De Amarnos

Cuando, después de amarnos, te coges el cabello desordenado, ¡cómo son de hermosos tus brazos! cual en un libro abierto, surge la letra negra de tus axilas, fina, dulce sobre lo blanco.
  • Like
  • 2
Cuando Te Levanta Las Faldas Perfumadas

Cuando Te Levanta Las Faldas Perfumadas

  Cuando te levantaba las faldas perfumadas roja, como una rosa, tu cara era una risa; tus ojos negros eran más negros y más blandos, todo el aroma de tu cuerpo se encendía.
  • Like
  • 1
Me Tienes En Tus Manos

Me Tienes En Tus Manos

Me tienes en tus manos  y me lees lo mismo que un libro.  Sabes lo que yo ignoro  y me dices las cosas que no me digo. 
  • Like
  • 1
Llamar punto

Llamar punto

Llamar "punto” a ese lugar en el que se une la línea de tu muslo y tu pubis es un desatino. Es un lugar nada ideal, nada mentiroso. Dan fe mis manos y mi boca.
  • Like
  • 6
La Mujer Fuerte

La Mujer Fuerte

Me acuerdo de tu rostro que se fijó en mis días, mujer de saya azul y de tostada frente, que en mi niñez y sobre mi tierra de ambrosía vi abrir el surco negro en un abril ardiente.
  • Like
  • 1