Brot und Wein
                                                       F. Hölderlin
Mientras fue seguro el sol
por lo más alto, en mis días de niño,
lo fuisteis todo para mí, serenas potestades,
resplandor y creencia, los mensajeros
de la divinidad invadiendo mis juegos.
Después, tras la alborada viva
de la espera,
desperté
y ya no estabais,
fluyó la luz
y solamente vi, en la tiniebla roja,
vuestras sagradas alas alejándose.

De "Donde rompe la noche"
Visor, 1994, Madrid
 
Compartir
Mundo Poetico

Hola, mi nombre es Alexander, Webmaster, amante del mundo de la informática, tecnología y de todo lo relacionado con ella... Empece este sitio, buscando la manera de compartir, tutoriales en linea, videotutoriales, aprendizajes, cursos online, entre otros... En pocas palabras información útil y veraz...Leer mas...