• Me Gusta
  • 1

El último poema de la tristeza (Amar a distancia)

El último poema de la tristeza (Amar a distancia)
 

El último poema de la tristeza (Amar a distancia)

Te conocí en una noche de luna llena... ¡Luna de mayo!
Me sentía tan solo, tan triste, pensativo,
con problemas, como cualquiera,
callando mis desventuras y sonriéndole a la vida,
llegaste a mi destino en un momento crítico,
pues mi alma se encontraba devastada y triste;
las responsabilidades se sumaban a mis espaldas,
y poco a poco fui dejando atrás a mis amigos,
mis distracciones y muchas otras pasiones...
De repente, en un día como cualquiera,
salí a caminar, a pensar en los sucesos,
y levante mis ojos al cielo, y vi una estrella fugaz,
en aquel preciso instante, pedí un deseo,
y dije: ¡Quiero encontrar a alguien como yo!
Pasaron los días, y al parecer ese alguien llegó,
fue tan extraño y al mismo tiempo tan hermoso,
le busque y le encontré, ¡le soñé!...
Ella era el amor, una bella dama de mirada triste,
así como la mía, ella... Entro en mi alma rápidamente,
compró mi corazón, y así se dio el comenzó,
la dama y yo conversábamos todos los días,
a todas horas, en el principio fue difícil por la distancia,
pero no fue obstáculo alguno para ambos.  
Recuerdo pasar horas y horas, en un teléfono público,
al costado de una gran avenida,
teniendo encima mío, las miradas  y el malestar de la gente,
pues querían realizar llamadas urgentemente,
y yo allí, al costado de ella, escuchando su voz,
¡Era feliz! Pues me sentía contento, tan alegre...
El sol daba su brillo nuevamente, y la luna su esplendor,
pero algo pasaba y todo cambiaba,
pues ella lastimaba continuamente mi corazón,
ella... Recordaba todo el tiempo a alguien del pasado,
cada vez que oía de él, yo moría, moría...
Sufría tanto, tanto, y es que ese hombre le causo daño...
Tal vez nunca, logre besar sus labios, ni toque sus manos,
pero le amaba, ¡le amaba con toda mi alma!
Me ilusione y me enamore,
soñaba con ella, pues todo el día le pensaba,
le amaba, le quería, era mi luz, mi vida...
A la verdad es tonto todo esto, pero así sucedió,
en el corazón no se manda. Siempre estuve a su lado,
a todo momento, a toda hora, pero no fue mía...
fue un bello suceso en mi vida, tal vez el más hermoso,
porque pude conocer a ese alguien,
que tanto soñé e idealice, que tanto anhelaba,
ella era el amor, una amor distante, un amor lejano,
ese alguien, que nunca podre tener,
ese alguien, de quien escribí todo este tiempo...
Mi alma destrozada y dañada, muriendo lentamente,
agonizando, pues amé a alguien desde lejos...
Mas ahora siento odio, tristeza y solo me lamento,
me lamento tanto de haberle hallado,
tal vez sea muy difícil, volver confiar nuevamente,
tal vez algún día llegue ese alguien especial,
alguien distinto, alguien como ella...
Estos son versos diferentes, muy distintos,
pues son palabras arrancadas de mi alma,
con lagrimas y un amargo dolor, y pese a quien le pese,
quise transmitirlos en este momento.
Tal vez allá afuera, alguien este atravesando
lo que yo he padecido. Pero solamente se una cosa, 
¡Nada valió la pena! ¡Nada importa ya!... 
Y como alguien dijo algún tiempo,
"tienes lo que buscas". Es una gran verdad,
ahora tengo a la luna de compañera, "hago alegorías",
pues ella me cuida, siempre está conmigo, 
siempre a mi lado y a pesar de todo, 
ella entiende mi sufrimiento, mi dolor,
veremos que nos deparará el destino,
uno nunca sabe lo que pueda ocurrir en el futuro,
pero las palabras quedarán, así como las memorias,
y que estos versos sirvan de algo,
para aquellos que aman a distancia, y entregan el corazón,
no puedo seguir escribiendo, pues me siento muy triste.

Comentarios
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página