Cuatro redondillas castellanas

06-14
                                                          A la muerte de Su Majestad

Cuando un estado dichoso
esperaba nuestra suerte,
bien como ladrón famoso
vino la invencible muerte
a robar nuestro reposo;
y metió tanto la mano
aqueste fiero tirano,
por orden del alto cielo,
que nos llevó deste suelo
el valor del ser humano.

¡Cuán amarga es tu memoria,
oh dura y terrible faz!
Pero en aquesta victoria,
si llevaste nuestra paz,
fue para dalle más gloria;
y, aunqu'el dolor nos desvela,
una cosa nos consuela:
ver que al reino soberano
ha dado un vuelo temprano
nuestra muy cara Isabela.

Una alma tan limpia y bella,
tan enemiga de engaños,
¿qué pudo merecer ella,
para que en tan tiernos años
dejase el mundo de vella?
Dirás, Muerte, en quien se encierra
la causa de nuestra guerra,
para nuestro desconsuelo,
que cosas que son del cielo
no las merece la tierra.

Tanto de punto subiste
en el amor que mostraste,
que, ya que al cielo te fuiste,
en la tierra nos dejaste
las prendas que más quesiste.
¡Oh Isabela Eugenia Clara,
Catalina, a todos cara,
claros luceros las dos,
no quiera y permita Dios
se os muestre Fortuna avara!
 

Te sugiero seguir leyendo...

¿Te gusta este poema?

Poemas relacionados

  • Autor:
  • Editor: Mundo Poetico
  • Fecha:2015-10-05
  • Categorias: Principal / Miguel de Cervantes Saavedra / Prosa / Poesia / Poema De Vida
  • Autor:
  • Editor: Mundo Poetico
  • Fecha:2015-10-05
  • Categorias: Principal / Miguel de Cervantes Saavedra / Prosa / Poesia / Poesia de Muerte / Poema De Vida
  • Autor:
  • Editor: Mundo Poetico
  • Fecha:2015-10-05
  • Categorias: Principal / Miguel de Cervantes Saavedra / Prosa / Poesia / Verso / Poema De Vida

Información

Usuarios que no esten registrados no pueden dejar comentarios, te invitamos a que te registre!