Carta desde Torremolinos

07-15
 Carta desde Torremolinos
Un laurel es tu mano entre mi mano 
y agua unitiva el río de tu brazo, 
ansias somos unidas por un lazo 
tenso de resistir y cotidiano. 

El roce de tus labios no fue en vano 
y para comprobarlo te doy plazo: 
sobre mi pecho de hombre está tu trazo 
y tu aliento a mi boca está cercano. 

Mujer ausente y todopoderosa 
no deseo olvidar tu cuerpo fino, 
ni tu caricia misericordiosa. 

Amo tu risa de fulgente lino 
y al recordarte ahora, dolorosa 
se me vuelve la sangre y agrio el vino.

¿Te gustan este poema?

Poemas relacionados

Información

Usuarios que no esten registrados no pueden dejar comentarios, te invitamos a que te registre!