» » 2. Tus palabras...

2. Tus palabras...

 2. Tus  palabras...
Tus  palabras:   me    envuelven  en  una
placenta  y  me   colocan  delicadamente
en   tu  interior  para  gestarme.

Me     trasladan,    las   traslado,    vamos
abriendo   surcos    desde   dentro  hacia
afuera.

Una  flecha que viaja  por el  interior  de
una diana: para ella  acertar consiste  en
encontrar   la   salida   (y  sólo tiene  una
oportunidad, un tiro):  para  ella la diana
es un laberinto. Así  que  finge  dormirse
hasta   que la salida, que  coincide con  el
centro,    pasa    distraída    por    su  lado.
Entonces sí: se alza, se tensa y le dispara
por   la   espalda.

Todo   recién   nacido  lleva   tatuado  un
laberinto   y  una   diana  que  la vida   se
encargará de ir haciendo visibles trazo a
trazo.

Vivir    es   reparar   los   efectos    de  esa
emboscada      original    que     supuso   la
muerte  del  centro, es  hacerle  el  boca a
boca   al   centro    hasta   que    vuelva   a
respirar.  Pero  el   centro  no   es Dios (el
centro   no  es  el   Centro)   sino    tú,   yo,
cualquiera   de   nosotros.

Cuando  te   tanteo  en  la oscuridad   mis
manos      ecorren      las     paredes       del
laberinto.   Y   el   modo   en  el    que    tus
gemidos    rebotan,   se  amplifican   o     se
duermen  por  sus corredores me  enseña
las        dimensiones    y      el     dibujo   del
laberinto.

Cuando   me  lames  en la oscuridad    una
diana  se pone a rodar  cadera  abajo,    un
blanco     en    movimiento   al    que     sólo
puede  acertar  una flecha  perfectamente
inmóvil.

Tus    palabras  son  un  líquido cálido:     al
bucearlas   me   duermo.

Al   hablar  desenrollas   los  caminos     del
mundo     para    que    yo     los       explore.
Cuando  callas    los    vuelves  a     enrollar,
pero  queda   una tenue   huella de       cada
uno   de  ellos gracias  a  lacual        siempre
puedo   reconstruir   algunos.

Me    has   enseñado a  serpeligroso    para
mí    mismo  y a   ser inofensivo  para     los
demás.

Después  de  muchos  abrazos   no    somos
una   pareja    sino   un    atlas.   Si    alguien
quiere  saber dónde  se encuentra o   hacia
dónde   queda  el  lugar    al    que      planea
viajar,   sólo  tiene  que abrirnos  y    poner
un   dedo sobre el punto de destino.

Si   no   fuera   por   lo  que dices de mí,     y
porque  me   llevas  en   tu  interior   como
una  madre al  feto,  mi laberinto     estaría
en    ruinas:  cascotes  en   vez de      muros,
montones     de     piedras      en    vez      de
elegantes  revueltas,  ratas  comedoras  de
ojos    en  vez  de   minotauros,     polvo   en
suspensión  en  vez  de corrientes   de  aire
fresco   filtrándose  por  las  grietas.

El     cordón     umbilical:    el    hilo    de    la
madeja.

Dejarse nacer en  otro es   un   acto  de   fe,
una   locura. Y  también:  un  pacto  con  el
silencio    que    fuimos      para       que     no
irrumpa  en  el   silencio que seremos.

Sólo  soy   una    sombra   proyectada  en  la
pared:   existo   porque  tú   eres  cuerpo   y
bombilla.     Existo      porque      nada       se 
interpone   entre   nosotros.

Tus  fluidos  me   escriben, me   dibujan   el
modo de   salir.  Dibujo   que  he   de   beber
para   que   tenga   sentido.

De "Lo que dices de mí" 2002

Autor: Jesus Aguado
Principal / Prosa / Poesia / Jesus Aguado / Poema De Vida

Noticias Relacionadas

Comentarios

Estimado visitante, llegó al sitio como usuario no registrado.
Le recomendamos que se regístrese o que inicie sesión...

Escribe tu comentario:

Información

Te estamos informando:

Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página


Mundo Poético >>> Literatura, poesía y cultura...

Ultimos Poemas

Mundo Poetico

Mundo Poetico portal web de entretenimiento donde encontraras Los mejores poemas, poesías, odas, cultura y literatura de las grandes mentes maestras de todos los tiempos...

J.A.M.A., Editor