• Me Gusta
  • 1

Terminó el día lluvioso; de la lluviosa noche...

Terminó el día lluvioso; de la lluviosa noche...

Terminó el día lluvioso; de la lluviosa noche
la sombra el cielo cubre con plomizo vestido. 
Lo mismo que un espectro, detrás de la pineda,
la luna, rodeada de niebla, ha aparecido.
Todo inspira en mi alma una angustia sombría.
Allá lejos la luna brilla en pleno fulgor;
allá el aire rezuma tibieza vespertina,
allá la mar agita su manto de esplendor
bajo el azul del cielo.
Es el momento: ahora va ella por el monte
a las costas hundidas por las ruidosas olas.
Allá, bajo unas peñas escondidas,
ahora está ella sentada, entristecida y sola.
Sola... delante de ella ninguno llora o sufre,
sus rodillas de besos nadie en éxtasis cubre.
Sola... sin que a los labios de amante alguno entregue
ni hombros, ni húmedos labios, ni sus senos de nieve.
De su amor celestial ninguno es digno.
¿No es Cierto? Sola estás... lloras... yo estoy tranquilo. 
Pero si...

Versión de Eduardo Alonso Duengo
 
Comentarios
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página