Marcadores Diablerie

Diablerie
 
Diablerie
 
Los enemigos de Caín
eran poderosos,
y rastrearon sus pasos
como los sabuesos,
y la pista no desaparecía,
ni aun cruzando
inundaciones y lunas,
con muchos esfuerzos.
El talento del cazador
era grande, y ellos
buscaron a su padre,
y ellos vinieron
una antigua disciplina usaron para encontrar
el camino a Shal-ka-mense.

Al final arribaron
a ese lugar sagrado
Donde Caín se escondía,
entre las aguas,
Caín se mostro,
les djo a ellos:
"Gentiles hijos e hijas,
¿por qué alterasi mi sueño?”

Y trataron de atrapar
a su padre con armas
forjadas y madera,
pero Caín,
no podía ser detenido
por seres como aquellos

Bajo rizadas olas,
bajo tempestuosas olas,
más allá del pozo
de Veyd-sah-me,
en la gruta de Sal-ka-mense
se encontraron, se encontraron,
paras abrazar la forma
de su padre durmiente.

¿Lo encontraron durmiendo?
Lo encontraron despierto,
preparado para luchar,
con ojos abiertos,
sonriendo a sus viejos chiquillos,
presentando batalla,
a la luz de las velas.

¡Demasiado  tiempo!
Los cazadores esperaron
hasta demasiado tarde.
¡Demasiado tiempo!
Junto a Veyd-sah-me
se quedaron hasta ver
la luz del amanecer
sobre el rostro de su padre.

Y en la cambiante, ardiente marca,
vieron el dedo del odio
de Dios, GIRANDO onduladamente,
la palabra de Dios
que hizo cambiar
el solitario destino de Caín.

Mientras ardia en fuegos
que birllaban como, los de Orco,
mientras veían la carne
derretirce y fundirse,
mientras quemaban
junto a sus ´propios vástagos,
Caín bendijo más piras
en su sangrinto sacramento.

No busqueís la sangre
de vuestros antiguos,
no busqueis la sangre
del sire de vuestro sire,
no busqueis la sangre
que os hizo vástagos,
pues quemareis la pira
cuando debais pagar
por nuestro crimen inmortal.
шаблоны для dle 11.2

InformaciónUsuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página