Marcadores Y las tinieblas me cubrieron

Y las tinieblas me cubrieron

Y las tinieblas me cubrieron

Aquí, sosteniendo la mano de la solitud me sostengo,
alguna vez evoco el recuerdo de un vampiro qué...
mejor no recordar, la dama no siente.

Pero la noche es traidora y me enluta de negros,
me vierte lloviznas de negruras cósmicas,
me trae el aroma de aquellas tinieblas
...y tiemblo.

Ha caído un eco, tan lánguido y triste,
y aquí en mis memorias tengo tu recuerdo,
sé que no me olvidas, lo sé, lo presiento,
la bóveda oscura me dice que es cierto.

Una voz lejana, una remembranza,
la dama, mi amor, yo, tu sangrienta dama,
te escucha, te extraña, te llama...

¿Realmente así fue? ¿Así es?
¿No me volverás a ver?

La nocturna llora, la inmortal implora,
cabizbaja y doliente, se dice a si misma:
"Los vampiros no sienten".

Y un susurro escapa de mi boca escarlata,
Dónde quiera que estés, 
qué mi aura te envuelva,
qué mi risa sostenga tus alas perversas,
qué mi viento te toque,
negro y sin olvido, negro en suspiro,
sin olvido, sin olvido mi eterno vampiro. (©Scb)

Autor del poema: Ingrid (S.C.B)
шаблоны для dle 11.2

InformaciónUsuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página