Marcadores Dios les salve... gargantas

De la penumbra a la pena
del baúl el lastre
y una llama:

Soledad... y de ésta...
a la condena.

¡Oh, desastre
se extingue aquella flama
y la transparencia se nos empaña!

Anda sombra, nunca desfallezcas y toma la guadaña
Decapita la nostalgia y esparce sus cenizas
retén la duda que en tu negro desierto clama
corrompe tu añoranza y hazla trizas.

No excedas tus propias tinieblas,
ni caigas en la fiebre teñida de sol,
no maldigas tu sino mientras hablas...
Y si has de maldecir, maldice a...

Dios, les salve, Virginales gargantas
llenas sean de gracia
y bendito el fruto
de su sangre... amén
 
Autor del poema: Dorian (D.R.C)
шаблоны для dle 11.2

InformaciónUsuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página