Marcadores La Niña Rosa, Sentada...

La Niña Rosa, Sentada...

La niña rosa, sentada.
Sobre su falda,
como una flor, 
abierto, un atlas.
¡Cómo la miraba yo
viajar, desde mi balcón!
Su dedo, blanco velero,
desde las islas Canarias
iba a morir al mar Negro.
¡Cómo la miraba yo
morir, desde mi balcón!.
La niña, rosa sentada. 
Sobre su falda,
como una flor,
cerrado, un atlas.
Por el mar de la tarde
van las nubes llorando 
rojas islas de sangre.

Autor del poema: Rafael Alberti
шаблоны для dle 11.2

InformaciónUsuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página